No viajo porque quiero viajar

No viajo porque quiero viajar

Han pasado casi dos años desde que dije sin pensarlo “sí, quiero viajar sin parar, vamos a dar la vuelta al mundo”.

Ahora estoy a unos escasos meses de dar el paso hacia el primer destino, Canadá, y siento que el tiempo se alarga. El proyecto ha evolucionado mucho, desde cómo se calculaban los presupuestos, hasta en el trazado del viaje, que no ha hecho más que desdibujarse gracias a que poco a poco, me he ido desprendiendo de la urbana necesidad de tenerlo todo controlado y medido en un maravilloso excel.

He estado seis meses en paro, en los que no he podido seguir apartando el dinero que necesito para dar el pistoletazo de salida, y tener un ligero colchón en el que caer cuando dispare. Ahora es justo al revés, tengo dos trabajos y debo ponerme de nuevo a ello, e intentar recuperar los meses que no he podido cubrir. Debo aguantar unos meses, y aprender a aprovechar el único día libre que tengo cada semana para coger impulso. Una semana más. Una semana más. Una semana más.

Pero ahora que tengo dinero, debería sacarme el carnet de conducir. Es caro pero necesario. También debería aprovechar para ahorrar para viajar a Uruguay y así ver a mi hermano, creo que si aprieto dos o tres meses, podré comprar el billete e ir en octubre. Y así, sin quererlo, se va posponiendo la cuota mensual de ahorro. No hay tiempo, para escapar, para desconectar, para abandonar, para ahorrar. Tengo una sensación de estancamiento, como si no estuviera avanzando para llegar al Gran Viaje, y sin embargo, todo es por y para el Gran Viaje. Quizás mi ansiedad se deba a que mi cuerpo está descompensado, mientras mi físico está clavado en Madrid mi mente ha despegado hace tiempo y no se quieren reconciliar. Lo único que les haría reencontrarse sería la paciencia, una zona neutral que no logro construir, y que seguramente convertiría muchos ruidos de mi cabeza en música. Quizás la falta de tiempo para una misma ni para los demás, e ir durmiéndome por los rincones, también influye en esta especie de malestar.

Paciencia y constancia. Una semana más.

¿Y una pequeña escapada?

Una semana más…

Cómo amar un lugar que no conoces

Rastrear desde tu web.

Caótica organizada con ganas de inestabilidad territorial. Me gustan las palomitas.

2 Comentarios a “No viajo porque quiero viajar”

  • David

    Escrito el 12 noviembre, 2015

    A menor escala lo comparo con la sensación que se tiene cuando te queda una semana para marchar de vacaciones, donde tu cuerpo está en un lugar y tu mente en otro, es un conflicto incómodo pero que gusta sentir, pues eso exponencialmente a un GRAN viaje, debe de ser… Mucho ánimo que ya no queda nada. Que ganas de leer tus andanzas por el mundo…

    Responder
    • Valen RM

      Escrito el 12 noviembre, 2015

      Pues sí! Es esa sensación pero muuuy alargada en el tiempo, pero es lo de siempre, la espera sabes que merecerá la pena. Mil gracias David 🙂 yo estoy deseando leer más cosas de todo lo que tenéis que contar de Filipinas, tanto lo que escribís como las fotos son muy evocadoras y emotivas!! Soy vuesta fan <3 jajaja un abrazo!!

      Responder

Responder

2017
diciembre
10

15 meses, 4 países

septiembre
05

Regresar

junio
08

1 año viajando: aprendizajes inusuales

mayo
30

Pueblos Mancomunados de Oaxaca

abril
12

Nominados a los Liebster Awards

marzo
27

Experiencia House Sitting en Tepoztlán, Pueblo Mágico

13

Revelaciones de vivir viajando

02

Laguna bioluminiscente de Chacahua

febrero
07

Slab City merecía un vídeo así

02

Espejismos en Ciudad de México

enero
11

El roadtrip

2016
diciembre
29

Descifrando Seattle

19

Una retirada a tiempo...

05

Vancouver Island

noviembre
30

Viajando lento se respira mejor

octubre
29

Qué pasó en las Rocosas de Canadá

11

Tinta y Piedra

05

Historias de una casa rodante

septiembre
12

Cherry picking: una experiencia en primera persona

junio
13

Últimas noches, primeros días

mayo
10

Pandebono Sin Jet Lag | Receta

03

Pinta tus recuerdos [SORTEO]

abril
28

Ser mochilero y visitar Canadá: se puede

21

Que te lo quiten si pueden

12

Las ciudades imperfectas: Granada

marzo
29

Tang Yuan Sin Jet Lag | Receta

15

De tal palo tal astilla

08

El museo más raro que he visitado

01

Supervivientes de Madrid (Street Photo)

febrero
23

El equipo ideal para dar la vuelta al mundo

02

Viajar también es sacrificar

enero
25

Arepas Reina Pepiada Sin Jet Lag | Receta

19

Fisterra: el fin del mundo sabe bien

2015
diciembre
29

2015: Viajar lo cambió todo

22

Sorrel y Glühwein Sin Jet Lag | Receta

15

21 días de Minidesafío: resultados y conclusiones

01

El Camino de Santiago me hizo creer

noviembre
24

Alfajores de Maicena Sin Jet Lag | Receta

17

21 días de Minidesafío para vencer la pereza

03

Lisboa responde

03

Mil Grullas

03

Un epílogo para continuar: Camino de Santiago

03

Busca una aventura

03

Cámaras Viajeras

03

Cómo amar un lugar que no conoces

03

No viajo porque quiero viajar

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies