El roadtrip

El roadtrip

Hoy he vuelto a tener ansiedad.

Hace tres semanas que la habitación dejó de moverse.

Tardé siete días en poner en armonía mi cuerpo con las paredes.

Y tardé otra más en echar de menos paisajes que aún no he visto.

Hemos vuelto a saborear los días que no sorprenden, los tés en el sofá y las siestas hechas de placer culpable.

Hoy he vuelto a sentir vértigo.

Estos días pasan como un reflejo de junio.

La mochila está esperando, el billete de avión, a dónde llegamos, otra despedida.

Las carreteras han clavado decenas de fotos en nuestro cuerpo, nos hemos convertido en paredes que caminan y hablan, un museo andante de sueños muy deseados y poco perseguidos.

En mi piel mosaico han quedado las librerías de gigantes de Portland y Los Angeles.

Los neones, la lluvia, el viento y el sol vertical.

Las inmensas olas de la costa oeste chocando contra nosotros, mientras nos apoyamos en las secuoyas gigantes.

El fuego en la casa-bosque de Harold, el frío y los amaneceres en la playa de Malibú desde el coche, la foca que venía cada mañana.

El desierto guarda todos los colores y sus siluetas cuando atardece nos muestran nuevas criaturas.

¿Sabes cuando llegas a una ciudad que te está esperando y le susurras “era yo quien te esperaba a ti“? Slab City.

Viajé de norte a sur y de oeste a este.

También viajé a través de mi archivo cinematográfico, atravesando las calles, casinos y restaurantes que tuvieron su minuto de gloria en mis tardes de viernes, sábados y domingos.

Paisajes, más rápido, más paisajes y cada vez más rápido. Las ventanillas del coche se convirtieron en pantallas de películas que captaron más de lo que creían.

Un instante en la mirada, toda una vida en la memoria.

Y tras el cóctel de pavimento, arena, mar y cielo, llega la resaca.

México está delante. Todo está delante.

Vuelvo a sentir el vértigo de comenzar a caminar con la mochila a cuestas

Es esa tierra de nadie en la que ninguna de las dos salidas da tranquilidad. La quietud siempre tiene fecha de caducidad conmigo, y la incertidumbre sólo es dulce cuando finalmente la enfrentas.

Mi cuerpo pide a gritos su dosis de estímulos y novedad, el descanso se ha convertido en exceso y las ideas comienzan a saturar la puerta que da salida a la acción.

La lista de ocurrencias se está volviendo interminable y pocas líneas están pasando por encima de las tareas en señal de logro conseguido.

Empiezo a pensar, o mejor, a darme cuenta de que los puntos medios no existen.

Demasiada libertad me aletarga y demasiado movimiento me coarta.

Y entre esos dos platos juego a equilibrar la balanza de mi tiempo para llegar siempre a la misma conclusión: hay momentos y momentos, y quizás el equilibrio consista en sacar partido a cada uno de ellos, en vez de forzar su forma y origen.

Dejar ser.

Dejar estar.

Dejarse llevar.

Hoy tengo ansiedad por volver a moverme.

He vuelto a recorrer el mundo a través del mapa, aunque sólo sean líneas, formas y nombres, un compendio que da pistas sobre distancias y puntos, pero no sobre qué pasará ni a que olerán las calles.

Puedo recorrer mil lugares a través de textos y fotos, pero es viajar a través de otro porque hay tantas ciudades como personas las viven.

Con cada paso y recuerdo nos convertimos en arquitectos, reinventando y repitiendo sin parar.

También quiero que la ciudad juegue conmigo, ser un taco de madera en el que cada sitio talla la forma que va dejando en mí.

México está delante. Todo está delante.

Y mis brazos abiertos.

Descifrando Seattle

Espejismos en Ciudad de México

Rastrear desde tu web.

Caótica organizada con ganas de inestabilidad territorial. Me gustan las palomitas.

Responder

2017
diciembre
10

15 meses, 4 países

septiembre
05

Regresar

junio
08

1 año viajando: aprendizajes inusuales

mayo
30

Pueblos Mancomunados de Oaxaca

abril
12

Nominados a los Liebster Awards

marzo
27

Experiencia House Sitting en Tepoztlán, Pueblo Mágico

13

Revelaciones de vivir viajando

02

Laguna bioluminiscente de Chacahua

febrero
07

Slab City merecía un vídeo así

02

Espejismos en Ciudad de México

enero
11

El roadtrip

2016
diciembre
29

Descifrando Seattle

19

Una retirada a tiempo...

05

Vancouver Island

noviembre
30

Viajando lento se respira mejor

octubre
29

Qué pasó en las Rocosas de Canadá

11

Tinta y Piedra

05

Historias de una casa rodante

septiembre
12

Cherry picking: una experiencia en primera persona

junio
13

Últimas noches, primeros días

mayo
10

Pandebono Sin Jet Lag | Receta

03

Pinta tus recuerdos [SORTEO]

abril
28

Ser mochilero y visitar Canadá: se puede

21

Que te lo quiten si pueden

12

Las ciudades imperfectas: Granada

marzo
29

Tang Yuan Sin Jet Lag | Receta

15

De tal palo tal astilla

08

El museo más raro que he visitado

01

Supervivientes de Madrid (Street Photo)

febrero
23

El equipo ideal para dar la vuelta al mundo

02

Viajar también es sacrificar

enero
25

Arepas Reina Pepiada Sin Jet Lag | Receta

19

Fisterra: el fin del mundo sabe bien

2015
diciembre
29

2015: Viajar lo cambió todo

22

Sorrel y Glühwein Sin Jet Lag | Receta

15

21 días de Minidesafío: resultados y conclusiones

01

El Camino de Santiago me hizo creer

noviembre
24

Alfajores de Maicena Sin Jet Lag | Receta

17

21 días de Minidesafío para vencer la pereza

03

Lisboa responde

03

Mil Grullas

03

Un epílogo para continuar: Camino de Santiago

03

Busca una aventura

03

Cámaras Viajeras

03

Cómo amar un lugar que no conoces

03

No viajo porque quiero viajar

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies