El museo más raro que he visitado

El museo más raro que he visitado

En mi visita a Japón, Yokohama no era más que un puntito en el mapa sin significado alguno. Íbamos a pasar por ahí porque es donde vivía la antigua profesora de japonés de mi compañera, y en mi cabeza la única información que resonaba sobre este sitio era que compartía el nombre con un fabricante de neumáticos. ¿Casualidad? No lo creo.

Al llegar, vimos lo habitual. La zona nueva, la zona antigua, lo bonito y lo más bonito, y un antiguo almacén reacondicionado y lleno de restaurantes que me hicieron lamentar solo poder pasar una tarde en esta ciudad. Pero lo verdaderamente interesante, lo que hace que Yokohama deba ser un punto muy brillante en el mapa de cualquier viajero que pase por Japón, lo que en mi memoria siempre guardaré como un recuerdo cálido y entrañable es…

EL MUSEO DE LOS FIDEOS INSTANTÁNEOS

Lo sé, lo sé, es impresionante. Resulta que de la comida más importante de la dieta del estudiante en época de exámenes, el adicto al trabajo sin tiempo para cocinar o el estereotipo de típico soltero demasiado deprimido como para pasar más de 3 minutos en la cocina, tiene todo un museo dedicado a su maravillosa existencia.

En este santuario podremos aprender una o dos (o 20) cosas sobre el origen de dicho manjar ya que tendremos toda una sala de cine en la que se proyecta en bucle un documental que nos explicará cómo Momofuku Andō, héroe de la humanidad, inventó en el año 1958 lo que hoy conocemos como fideos instantáneos.

Andō, inspirado por la pobreza que reinaba en Japón después de la segunda gran guerra, empezó a perseguir el sueño de crear una comida que fuera barata, fácil de preparar y te matara lentamente cada vez que la comieras fuera deliciosa. Después de horas y horas de experimentos fallidos, de fideos reblandecidos y de litros de aceite de palma desperdiciados, dio con la fórmula mágica que, hoy en día, se considera el mayor invento japonés del siglo XX. El culmen de su obra llegó en 1971, cuando pensó que la manera más cómoda de comernos los fideos era dentro de un vaso aislante de poliestireno… Y la verdad es que tenía razón. El éxito de los fideos ha sido tan grande que en 2005 un astronauta japonés se los llevó al espacio, pudiendo Andō morir en paz al ver su sueño cumplido. Como dato interesante, la venta de fideos instantáneos se estudia muy de cerca ya que ha probado ser un método eficaz a la hora de predecir crisis económicas en el mercado asiático.

_DSC311a5

Volviendo al museo, también podremos una fiel representación de su taller, una habitación en la que tendremos organizados  cronológicamente todos los tipos de fideos que ha sacado la marca desde su creación, alguna que otra inspiradora obra de arte como la que aparece arriba de este párrafo, y lo más importante… La fábrica de fideos.

Como os habréis podido imaginar por el nombre, en la fábrica de fideos se fabrican fideos… Más o menos. Resulta que puedes personalizar tu vasito, eligiendo 3 ingredientes para el interior, y aplicando toda tu creatividad con rotuladores de colores para el exterior. La experiencia fue divertida, y hasta la fecha soy el único de mis amigos en tener un vaso de fideos completamente horroroso personalizado y diseñado por mí, por lo que puedo decir que la visita al museo es absolutamente imprescindible.

2014-07-27-19.21.0sss1

Para coronar este post, os dejaré con una foto en la que salgo posando junto a una estatua de  Momofuku Andō probablemente fabricada en oro blanco macizo (bueno, puede que no sea de oro, pero no es porque no se lo merezca)

_DSC3120peque

Supervivientes de Madrid (Street Photo)

De tal palo tal astilla

Rastrear desde tu web.

Persona de pocas palabras, pero muchas imágenes.

2 Comentarios a “El museo más raro que he visitado”

  • Flavia

    Escrito el 8 marzo, 2016

    jejeje hay museo para todo y todos y los japoneses tenía que tener uno de los más raros ¡cómo no!

    Su homólogo alemán es el museo de la currywurst (la salchicha con salsa de curry) en Berlín. No he entrado, pero da que pensar 😛

    Un saludo,

    Flavia

    Responder
    • Álex Moreán

      Escrito el 8 marzo, 2016

      Dios! Gracias! Ahora tengo otro motivo más para ir a Alemania!
      El mundo está lleno de lugares maravillosos, y claramente en Japón iban a estar los más raros jajaja

      Responder

Responder

2017
diciembre
10

15 meses, 4 países

septiembre
05

Regresar

junio
08

1 año viajando: aprendizajes inusuales

mayo
30

Pueblos Mancomunados de Oaxaca

abril
12

Nominados a los Liebster Awards

marzo
27

Experiencia House Sitting en Tepoztlán, Pueblo Mágico

13

Revelaciones de vivir viajando

02

Laguna bioluminiscente de Chacahua

febrero
07

Slab City merecía un vídeo así

02

Espejismos en Ciudad de México

enero
11

El roadtrip

2016
diciembre
29

Descifrando Seattle

19

Una retirada a tiempo...

05

Vancouver Island

noviembre
30

Viajando lento se respira mejor

octubre
29

Qué pasó en las Rocosas de Canadá

11

Tinta y Piedra

05

Historias de una casa rodante

septiembre
12

Cherry picking: una experiencia en primera persona

junio
13

Últimas noches, primeros días

mayo
10

Pandebono Sin Jet Lag | Receta

03

Pinta tus recuerdos [SORTEO]

abril
28

Ser mochilero y visitar Canadá: se puede

21

Que te lo quiten si pueden

12

Las ciudades imperfectas: Granada

marzo
29

Tang Yuan Sin Jet Lag | Receta

15

De tal palo tal astilla

08

El museo más raro que he visitado

01

Supervivientes de Madrid (Street Photo)

febrero
23

El equipo ideal para dar la vuelta al mundo

02

Viajar también es sacrificar

enero
25

Arepas Reina Pepiada Sin Jet Lag | Receta

19

Fisterra: el fin del mundo sabe bien

2015
diciembre
29

2015: Viajar lo cambió todo

22

Sorrel y Glühwein Sin Jet Lag | Receta

15

21 días de Minidesafío: resultados y conclusiones

01

El Camino de Santiago me hizo creer

noviembre
24

Alfajores de Maicena Sin Jet Lag | Receta

17

21 días de Minidesafío para vencer la pereza

03

Lisboa responde

03

Mil Grullas

03

Un epílogo para continuar: Camino de Santiago

03

Busca una aventura

03

Cámaras Viajeras

03

Cómo amar un lugar que no conoces

03

No viajo porque quiero viajar

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies